Marcha por la Ciencia México

Marcha por la Ciencia México

Comunicado I

La ciencia en el mundo está en peligro. Por contradictorio que parezca, vivimos un retroceso en una época en que es urgente actuar y profundizar los conocimientos para la conservación de la naturaleza y para asegurar el bienestar humano. En la Tierra se redujo la capa de ozono como consecuencia de nuestra ignorancia, hay lluvia ácida, hay grandes cantidades de basura, hay contaminación del agua, lumínica y sónica, hay deforestación, hay extinciones de especies, hay cambio climático, entre otros graves problemas. La única manera de afrontar estos problemas de manera que se minimicen los efectos negativos sobre nosotros y nuestro entorno es con la ciencia. La toma de decisiones desinformada y basada en creencias o intereses personales nos enfrentaría ante el peor de los escenarios.

La educación es un derecho que a la humanidad le ha costado muchos esfuerzos alcanzar. En muchos lugares, como en México, este derecho a la educación ha costado vidas. En nuestro país la Revolución Mexicana tuvo el acceso a la educación como una de sus demandas principales. El sistema de universidades públicas de nuestro país es resultado de esa demanda popular revolucionaria. Esta embestida contra la ciencia y la educación tiene sus particularidades en cada país. En México el presupuesto para ciencia se ha reducido más que nunca y la precariedad de las nuevas generaciones de científicos se hace mas profunda ante la crisis económica y los malos manejos de los administradores del país. Es indispensable y urgente que luchemos por mejores condiciones para la investigación. En nuestro país existen problemas urgentes que requieren tomar decisiones informadas por la ciencia de manera expedita e inmediata, así como problemas a mediano y largo plazo que requieren investigación básica y aplicada. La seguridad alimentaria y soberanía pasa necesariamente por la construcción de un cuerpo de conocimientos que se enfoque a conocer y mantener nuestros recursos naturales. Hoy en día hay que proveer a las nuevas generaciones de recursos que permitan la conservación y construcción de ese cuerpo de conocimiento. Esto nos dará soberanía y preservará los recursos naturales para las siguientes generaciones.

Los becarios, estudiantes que serán los científicos del mañana actualmente están afectados en su seguridad económica ante el cambio de salarios mínimos por UMAs, lo cual es, en efecto, una reducción a su calidad de vida. Los becarios están siendo afectados también por las problemáticas que afectan a la educación. Sin estas generaciones de nuevos investigadores nuestro país difícilmente podrá afrontar los problemas del mañana.

Nosotros, investigadores y profesores, estudiantes, población en general, exigimos que la educación y la ciencia sean prioritarios en México. Sin educación ni ciencia se toman pobres decisiones. La historia nos indica que la toma de decisiones desinformadas y egoístas pueden llevar a civilizaciones al colapso. Este 22 de abril es el Día de la Tierra. En el mundo entero se está convocando a movilizaciones para defender al planeta y a la ciencia. Aprovechemos esta oportunidad para organizarnos y abrir el debate que asegure un mejor futuro para todos.

Convocamos a todos, investigadores, profesores, estudiantes, población en general, a defender el conocimiento y nuestro derecho a acceder a él marchando con nosotros este 22 de abril. Se pretende que la marcha tenga lugar en todas las Ciudades de México, pero en principio convocamos en la Ciudad de México, del Ángel de la Independencia al Zócalo, de 4 a 7. Organicemos juntos marchas locales.

Construyamos un mejor mañana asegurando mejor educación para todos y logrando soberanía educativa, alimentaria y ambiental. Sólo el conocimiento nos permitirá tomar decisiones que aseguren nuestra sobrevivencia y la de otras especies en nuestro planeta.

Cambiemos el presente hoy, tengamos muchos mañanas.

¡México necesita educación, ciencia y cultura!

Equipo de la Marcha por la Ciencia México